Es una broma payasa, primer finalista del Tercer Campeonato de sustos de España