Tres errores típicos en un susto que nunca debes cometer según Pablo Pablete