Los niños van de cara: ¿qué piensan de sus vecinos?