Un niño, a Jimeno: “Me aburre el pum-pum del corazón”