La entrañable cita entre Natalia y Pablo Pablete que acaba en calabazas