El momento en el qué Vaquero pasó más vergüenza con Urrutia: un accidente de coche