El método de Iñaki y Vaquero para escribir el guión de los Goya: casa rural y mucho vino