Kiko Flo Rivera ya no tiene hambre: de las alitas de diplodocus a las alitas de cerdo