Las cinco cosas que dan ternura, según Nacho García