Un control de la Guardia Civil y otros sitios que dan miedo, según Nacho García