Un susto ninja, una madre que dice tacos y un congelador... Los primeros mejores sustos