Los cuatro aparatos más difíciles de usar, por Nacho García