Las abreviaturas y otras pruebas de que somos unos vagos, según Nacho García