¿Y si Rajoy, Fernando Alonso o Pepe Navarro se comunicasen con su yo de dieciocho años?