Nacho García lo reconoce, se comió la espuma de afeitar