Miguel Martín, en busca del torrezno perdido en el salón de Gourmets