Miguel Martín, a la caza de los famosos en la tormenta del Mad Cool