Mateo Fernández, el granjero que ordeña incluso a los gallos y elefantes