María Gómez tiene que parar el programa por un ataque de risa