José Manuel Soto y otras cosas que sobran en Twitter