¿Quemarías la camiseta de tu hija por 50 euros? Javier Abascal te pone a prueba