Javier Abascal, en busca de turistas a los que han timado