Cuando Enrique San Francisco era el ‘terror’ de los políticos