El Chojin es capaz de rapearnos... hasta una ruta del GPS