Abascal y su peculiar forma de ligar: recomendar supositorios