¡Viva la blanca paloma, viva la Virgen del Rocío!