Eirin y su marido no se van a quitar el anillo jamás… ¡Se los han tatuado!