¿Es viable la alternativa de los animalistas para el Zoo de Barcelona?