La víctima del tatuador de Valdemoro tenía encuentros esporádicos con él