“Gran tolerancia al estrés y a grandes volúmenes de trabajo”: la peor cara del MWC