La alternativa animalista para el zoo de Barcelona: reducir sus especies de 300 a 11