Unos vecinos de Villagarcía de Arosa evitan una agresión machista