La Iglesia alemana confirma la destrucción de documentos sobre abusos sexuales