Balance del sexto día de protestas en Barcelona: menos violentos y escenas de pillaje