Un pirómano, pillado con las manos en la masa en Asturias