Las peleas callejeras en Barcelona entran en la campaña electoral