Miles de sevillanos y turistas, a la caza de una foto con Obama