Un niño de dos años se pincha con una jeringuilla infectada con hepatitis C