El temporal de frío crea una fugaz manga marina en Menorca