La venta y abandono de mascotas exóticas pone en riesgo a las especies autóctonas