Los agentes que detuvieron al caníbal de Ventas no han visto "otro caso igual”