Los océanos han absorbido más del 90 por ciento del calor adicional generado desde la Revolución Industrial