Los españoles no quieren trabajar en la recogida de los frutos rojos