Se salvan de un rayo por los pelos