Hasta bocadillos mordidos: Vanesa Travieso cuenta lo peor que ha visto en un armario