El Partido Popular se podría ver forzado a vender su sede en Génova debido a los malos resultados electorales