Una pensionista, al borde de las lágrimas: “No teníamos ni para desayunar ni para poner la calefacción"