El pederasta confeso de los Maristas declara ante el juez que el director y otros profesores sabían lo que hacía