Análisis del dibujo de la presunta parricida de Godella: “La llama significa destrucción o una idea delirante de purificación”