Los okupas se adueñan de un edificio en Barcelona: agresividad y trepando por los balcones